Maribel Martínez Ruiz, esposa de Benjamín Robles:

“Cuando uno tiene a Dios en su corazón, el poder debe servir para ayudar a la gente”, dice al comentar el rompimiento entre el candidato del PT y el Gobernador Gabino Cué.
Se duele de que mucho de lo que trabajaron por el cambio, desde el 2006, no haya fructificado.
Afirma haber comprobado rezagos en materia de salud y educación; rechaza actos de corrupción de colaboradores de Cué.
“Le pregunté a mi esposo: ¿Por qué quieres ser Gobernador? Y me respondió: No podemos permitir que Oaxaca se siga hundiendo; es un acto de responsabilidad”.

Maribel Martínez Ruiz es desde hace una década, compañera y esposa de Benjamín Robles Montoya, con quien tiene dos hijas, y es madre adoptiva de su hijo mayor Luis Alonso, quien se quedó huérfano en la época en que el aspirante del PT a la Gubernatura arribó a Oaxaca para asesorar al entonces presidente municipal de Oaxaca de Juárez y ahora Gobernador, Gabino Cué.

En diálogo con Por el Derecho a saber, elecciones 2016, se le pregunta:

-¿Si Benjamín es electo Gobernador y en su administración actuara como el de ahora, ¿Usted le diría algo?

-Nunca en la vida; no lo dejaría actuar como el de ahora, son personas diferentes; yo creo que sí, efectivamente algo sucede cuando llegan ahí; el poder hace algo, pero mi filosofía es que cuando uno tiene a Dios en su corazón, el poder solo debe de servir para ayudar a la gente.

Activista entusiasta de su marido – primero acompañándolo en sus giras como Senador de la República y ahora en la fase de ´campaña sin candidato´ – la Contadora Pública de profesión reconoce a la lealtad como un valor muy preciado, contrario a la mentira, a la traición:

“… Algo que reconozco en Benjamín es la lealtad; Benjamín fue muy leal con Gabino; la última vez que se vieron él le aseguró que la elección del candidato del PRD iba a ser por una encuesta; quien estuviera mejor posicionado. Desde aquella vez ya no se han visto; Benjamín dice: me mintió”.

Así narra Martínez Ruíz el inicio del rompimiento político y de amistad entre su esposo y el actual gobernante, al no apoyar sus aspiraciones en el proceso interno del Partido de la Revolución Democrática, mismo que terminó beneficiando a José Antonio Estefan Garfias, actual candidato de la alianza PAN-PRD.

Originaria de Uruapan Michoacán, cuenta que llegó a la capital oaxaqueña hacia el año 2004 con Benjamín Robles, quien era entonces su compañero de trabajo, a quien conoció a mediados de los años 90´s durante la campaña y el gobierno de Víctor Manuel Tinoco Rubí. En aquella administración Robles fungió como secretario adjunto del mandatario michoacano, hasta el final de su sexenio.

Ya instalada en Oaxaca de Juárez, Maribel Martínez junto con Benjamín Robles se suma al trabajo de Gabino Cué quien ya había iniciado su primer intento de alcanzar la gubernatura de Oaxaca.

-¿Es cuando fue Gabino Presidente Municipal?

-Cuando fue Presidente Municipal ( periodo 2002-2004), cuando ya empezaba el proyecto para la Gubernatura.

-¿Y ahí qué cargo desempeñaba?

-Yo estuve en la oficina de Patrimonio Municipal; llegué apoyarlos pero después algo pasó en la oficina de Patrimonio y me dijeron que me integrara a esa área hasta que terminó el Gobierno Municipal. Ni siquiera dejé el cargo para irme a la campaña, seguí a cargo porque había bastantes problemas.

Durante la entrevista, la compañera del abanderado del PT al Gobierno de Oaxaca se duele de que mucho de lo que trabajaron por el cambio, desde el 2006, no haya fructificado; afirma haber comprobado rezagos en materia de salud y educación y rechaza actos de corrupción de colaboradores de Cué como Jorge Castillo y Germán Tenorio, entre otros.

Recuerda haberle preguntado a su esposo ¿Por qué quieres ser Gobernador? Y él le respondió: “No podemos permitir que Oaxaca se siga hundiendo; es un acto de responsabilidad”.

-El ser la esposa de un funcionario o un personaje ligado a la política, suele cobrar facturas muy altas en el plano personal y familiar.-¿Cómo se enamora?, ¿Cómo lo conoce?

– En el 2004 todavía le hablaba de usted a Benjamín, pues era mi jefe; bueno no era mi jefe directo pero lo veía así de esa manera. En el 2006 volvemos a trabajar para la campaña: Gabino para Senador y Andrés Manuel López Obrador para Presidente. Nos incorporamos a la campaña de promoción del voto, Benjamín era Coordinador y yo Subcoordinadora. Entonces ahí ya más o menos éramos como compañeros y salíamos mucho, salíamos de viaje; era muy arduo el trabajo tremendamente arduo, casi entre los dos recorríamos todo Oaxaca para la promoción del voto y entonces ya nos hicimos más amigos; ya no era tanto la relación de jefe-colaboradora, ya éramos más compañeros. Su esposa, entonces, estaba convaleciente por un derrame cerebral…

-¿Le es difícil a él ser detallista con tanto trabajo y que trata con tanto político?

-No, Benjamín es sumamente sensible, yo no tuve ninguna duda en aceptarlo porque ya lo conocía como esposo y padre; vi la dedicación que tuvo con su primer esposa, cómo se preocupaba por su hijo, pero al mismo tiempo cómo le pedía que le ayudara, en estos roles que a lo mejor no le tocan a los hijos pero tienen que salir. En ese momento vi cómo se preocupaba, ¿no?; fue un proceso muy complicado. Por eso cuando me pide que me case con él sin ninguna duda le digo que sí.

En la actualidad Benjamín Robles es Senador de la República por el estado de Oaxaca, cargo que culmina en el 2018. Desde el 2015 inicia su proyecto por obtener la candidatura a la gubernatura del estado por el PRD, misma que no logra, y en su lugar las corrientes designan a José Antonio Estefan Garfias, a quien se ha señalado como el favorito de Cué para sucederlo en el poder. Acto que no solo Benjamín Robles considera una traición.

-Le dije incluso, el día del registro de Benjamín: si Benjamín te ayudó, trabajó por este proyecto lo dejó todo incluyendo a su familia, incluyendo sus ahorros ¿Con qué derecho le quieres tapar el paso?

-¿Lo vio? ¿Vio a Gabino?

-Por supuesto que no. Lo dije para mí cuando lo vi en los medios.

-¿Si usted le pidiera una audiencia la recibiría?

-Pues no lo he intentado, no la necesito, no sé; se lo puedo decir a distancia. ¿Tú crees que me recibiría?, yo no lo creo, yo no creo que Gabino me reciba.

Para Maribel Martínez el objetivo de cambiar Oaxaca desde hace 6 años no se ha cumplido, puesto que en la entidad siguen existiendo carencias elementales no solo en comunidades marginadas, sino también en circunvecinas a la capital del estado, al grado de que no se han cubierto necesidades primordiales en materia educativa y de salud.

-¿Entiende qué pasó?

-No entiendo, sobre todo no entiendo porque a la vuelta de seis años, cuando luchamos desde hace tantos años porque las cosas cambiaran. Yo camino las calles, voy a las escuelas, con un domo mágico y no hay una sola escuela donde no me hayan hecho una sola solicitud en temas diversos, en donde no puedo creer que aquí a 40 minutos; voy a Tlacolula en busca de una escuela porque me habían hecho solicitud de algunos materiales que conseguimos y no encontraba la escuela. Cuando llegamos, y entonces ya desesperada porque no llegábamos a la hora que habíamos acordado, pues me doy cuenta que no había escuela. Era un par de cuartitos de lámina; se me hace un nudo en la garganta porque ¿Dónde van a colgar el pizarrón que les llevo si no hay paredes? y entonces yo digo: ¿Qué pasó? ¿Qué pasó con todos planes que teníamos, con los proyectos que se hicieron de cambiar Oaxaca, si no ha cambiado? Cuando voy y camino por la Agencia de Viguera, y veo el agua correr y les digo ¿Por qué desperdician el agua? Me contestan no es desperdicio es que no hay drenaje. Y yo digo: ¿Cómo en la capital del estado no hay drenaje? Cuando voy aquí a 20 minutos, a municipios circunvecinos y me toca entrar a las letrinas porque no hay baños, menos drenaje, pues eso no lo puedes creer, ¿qué pasó con el cambio?

-¿Dónde estudian sus hijas?

-Mis hijas estudian en el Colegio Motolinía”

-¿Por qué no en escuelas públicas?

-Porque no tenemos la necesidad, porque hay muchos niños que necesitan un espacio público, porque mis hijas pueden pagar una escuela privada….

-¿No es por los paros? ¿No es por los maestros?

-No, yo te decía que he ido cerca de dos años a una escuela diferente cada día y ahí están los maestros…

-¿Qué piensa de ellos? ¿Del movimiento magisterial de Oaxaca y su lucha en contra de la Reforma Educativa?

-Pienso que es una lucha justa, vi el debate de la discusión de la Ley Educativa nunca me hubiese imaginado ver el canal del Congreso… pero vi los debates por supuesto que me siento sumamente orgullosa de Benjamín, vi como debatió en contra de la reforma educativa, lo vi, me convenció por qué no debía ir, creo que es una reforma administrativa, que quizá no esté mal, creo que hay muchos aviadores, no está mal, pero no es una reforma de fondo, no es una reforma que ve por los planteles educativos, no es una reforma que ve o tiene conciencia del estado en que están las escuelas. He ido a escuelas de todo tipo, he ido a escuelas donde hay dos maestros para atender todos los grados, he ido a escuelas donde en un solo salón están (juntos) los niños de primero, segundo y tercero.

La hija más pequeña de Maribel y Benjamín que lleva por nombre Victoria, tuvo que ser atendida en el Hospital de Especialidades por presentar problemas al momento de su nacimiento. Ahí, dijo haber sufrido en carne propia lo que todos los días padece la población oaxaqueña al no contar con adecuados servicios de salud.

“Me llenó de coraje, porque cuando yo saco a mi hija del hospital digo: lo bueno que las cosas van a cambiar, y luego me entero que están incluso a punto de cerrar el Hospital de la Niñez. Imagínate cómo me quedo, y luego me entero que inhabilitan al ex Secretario de Salud porque desvía no sé cuantos miles de millones de pesos; por supuesto que me lleno de coraje”.

– ¿O que se gaste millones de pesos en un baño en la Guelaguetza y que para el hospital no hay presupuesto?

-Y que el ex Secretario tenga avión, pues claro que me da mucho coraje, saben lo que yo viví en el hospital; porque su manita estaba así porque cada hora le sacaban sangre. Tenían que sacarle de ahí y yo empezaba a llorar y me decía la enfermera que me fuera a dar una vuelta, me iba a dar una vuelta para que no me tuvieran ahí llorando mientras le sacaban sangre a mi hija, me daba la vuelta y veía a los niños y me regresaba. Le prometo no llorar aquí me quedo, le dije. Me da mucho coraje que las cosas sigan igual o peor, que no haya medicinas en los hospitales, que el hospital de la Mixteca esté sin concluir; me da coraje que haya mujeres que estén pariendo en los jardines porque no hay doctores, eso me da mucho coraje; no hemos trabajado para eso…

El rompimiento entre Gabino Cué y Benjamín Robles provocó no solo la salida del actual senador con licencia del PRD, sino también que hiciera señalamientos por enriquecimiento ilícito en contra del mismo gobernador y de Jorge Castillo, quien se asegura es el operador político de Cué y el poder tras el trono en este sexenio.

-¿No es amigo de Ulises Ruíz su esposo?

-Por supuesto que no.

-Digo, porque hay una conversación donde supuestamente Ulises que iba a pactar con Benjamín.

-Pues Ulises puede decir lo que quiera, falta que Benjamín lo permita.

-¿De hecho hubo algún indicio de que lo quisieran “levantar” o algo?

-Mira se dicen muchas cosas, también se dice que Jorge Castillo dijo que se iba a atener a las consecuencias, cuando lo denunció ante la PGR. Se dicen muchas cosas; yo no escuché a Jorge Castillo, así nos lo dijeron; pero conociéndolo, lo creo. Yo no escuché a Ulises, pero así nos dijeron por supuesto que de repente uno se apanica. Ulises intentó meter a la cárcel a nuestro hijo mayor (Luis Alonso Robles) ¿por qué no habría de querer levantarnos? En esta vida si existe la dignidad, si hay política…

– Y por ejemplo con esa decepción de Gabino, no le dice a su esposo que para qué se anda metiendo en camisa de once varas?, pone en riesgo a sus hijos, no será mejor que se vayan y dedicarse a trabajar en lo que son?

-Por supuesto que se lo dije; le dije que para que quería ser Gobernador de un estado tan pobre, tan rezagado, endeudado, todavía no se pueden bajar los impuestos porque están comprometidos para pagar la deuda, ¿Para qué quieres ser Gobernador?. Y me contesta: porque tampoco podemos dejar que se hunda, es una responsabilidad, trabajar y más que tanto hemos trabajado para sacarlo, no vamos a permitir que se siga hundiendo; si en quien confiamos nos traicionó, ¿cómo vamos a confiar en los demás? Es un acto de responsabilidad.

La esposa del abanderado del PT a la gubernatura asegura que para gobernar el estado no solo hay que recorrerlo, sino que es necesario conocer sus carencias para atacar los problemas de fondo siendo congruente entre lo que necesitan las poblaciones y con lo que puede apoyar el gobierno.

-Si llegara el Senador Benjamín a la Gubernatura, ¿usted lo acompañaría en el gabinete como Presidenta del DIF, o buscaría un espacio donde pueda desarrollar sus capacidades profesionalmente?

-Buscaría estar donde fuera más útil”.

-¿Pero qué seria eso, presidenta del DIF como es tradicional o la directora del DIF que es más operativa o le gustaría ser secretaria?

-“No lo sé, primero hay que llegar al Gobierno a ver que hay, a mí me gustaría trabajar donde sea más útil, donde podría aportar, soy profesionista, estudié Contaduría Pública, tengo Maestría en Calidad Total en Competitividad, tengo un Master en Programación Neurolingüística, pero sobre todo me gusta trabajar, me gusta hacer cambios, me gusta que la gente tenga algo; me gustan por ejemplo los proyectos en los que he colaborado en donde las familias tienen un huerto y obtienen su propio alimento; me gusta hacer muchas cosas, yo creo que es una gran oportunidad para aportar, hacer que las cosas sean diferentes, no sé qué figura sea. No me importa la figura mientras pueda hacer algo.

Maribel sabe que uno de los grandes problemas es el bajo poder adquisitivo que se padece en el país, pero que se resiente más en estados como Oaxaca al no existir empleos bien pagados o alternativas para que las comunidades puedan generar autoempleo. Ante esto se pronuncia por promover un desarrollo sustentable que respete el entorno de las comunidades, pero que además genere riqueza que permita una mejor economía de las familias y no solo el saqueo de los recursos de los cuales se han beneficiado empresas nacionales y extranjeras instaladas en suelo oaxaqueño.

-¿Y por qué no en el caso de Gabino que promovió muchos de los parques eólicos, pero ningún puesto se queda en Oaxaca, ningún beneficio se queda en Oaxaca, y lo único que ha sembrado es desplazamiento de las comunidades ¿Eso es desarrollo?

-Eso no es desarrollo sustentable, porque yo creo que todo este desarrollo debe de llevar consigo la responsabilidad social, y si la gente en el Istmo donde están todos estos “ventiladores” no se han beneficiado es un grave error, ni siquiera se ha terminado la carretera.

-¿Su esposo piensa igual?

– Claro.

-¿Y si fuera Gobernador y actuara como el de ahora, ¿Usted le diría algo?

-Nunca en la vida, no lo dejaría actuar como el de ahora, son personas diferentes, yo creo que sí efectivamente algo sucede cuando llegan ahí; el poder hace algo, pero mi filosofía es que cuando uno tiene a Dios en su corazón, el poder solo debe de servir para ayudar a la gente.

-0-