José Antonio Estefan Garfias
José Antonio Estefan Garfias

Estefan Garfias, candidato del PAN-PRD: “¿Qué político no miente?” *

Niega ser “delfín” de Gabino Cué y de Diódoro Carrasco, pero son sus amigos, incluyendo Ulises Ruiz, reconoce.
Cuenta detalles sobre su vida personal y política; va contra el hijo de José Murat, quien le arrebató la candidatura del PRI hace 18 años.
El gobierno, afirma, debe ser para los oaxaqueños; el arraigo y la experiencia cuentan, y mucho.
Su hijo y su hermano colaboran en la campaña pero asegura que no gobernará con la familia.
Seguro de ganar la contienda el 5 de junio por ser el único aspirante de peso completo en tareas de gobierno, el candidato de la coalición PAN-PRD José Antonio Estefan Garfias niega ser “delfín” del gobernador Gabino Cué o formar parte, si llegara a triunfar, de un proyecto que encabezaría el mandatario poblano, Rafael Moreno Valle, con miras a la sucesión presidencial del 2018.
Acepta sin ambages su amistad con los ex gobernadores Diódoro Carrasco Altamirano – actual Secretario de Gobierno de Puebla, con quien ya buscó el gobierno hace 18 años, dentro del PRI, incluso del priista Ulises Ruiz, con quien colaboró como Secretario de Administración al final de su periodo ( 2004-2010), pero califica de “mitos” los adjetivos de “diodorista, gabinista o ulisista” que le han endilgado sus adversarios.
Sin embargo, tiene lazos políticos y familiares que lo vinculan con la política poblana como por ejemplo el hecho de que su primo hermano, el diputado priista Jorge Estefan Chidiac comande actualmente como presidente del PRI la campaña de Blanca Alcalá, candidata del Partido Revolucionario Institucional (PRI).
“A Moreno Valle lo conocí cuando fui Delegado (del IMSS) en Puebla, porque fue Secretario de Finanzas pero no me vincula absolutamente nada; ahí si no”. De su pariente, es obvio que juega del otro lado, afirma.
Medios periodísticos poblanos no dudan de que Carrasco, mentor de Estefan, invitado de última hora a hacerse cargo de la política interior, es un operador de Moreno Valle para hacerse de la candidatura presidencial por el Partido Acción Nacional, por encima de Margarita Zavala, quien finalizando abril lo acompañó en gira proselitista por la región del Istmo de Tehuantepec.
En entrevista en Por el Derecho a Saber, elecciones 2016, Pepe Toño como se promueve en su campaña rumbo a la gubernatura, aclara que su inclusión a la política oaxaqueña, dentro del PRI, fue con el gobernador Heladio Ramírez López (1986- 1992) pues ya había sido director y gerente de Productos Pesqueros Mexicanos. “Entonces, aquí conozco a Diódoro. Estoy hablando del gobierno de Heladio, nos hicimos amigos, somos muy amigos”.
Gabino Cué por su parte reconoce que en aquél periodo trabó amistad con Estefan, cuando él fungió como Secretario Técnico de Carrasco.
“Yo ya tenía una vida política, yo ya había sido Subsecretario cuando llego a coordinar la campaña del senador Carrasco; revísenlo, yo soy candidato a diputado, Diódoro es mi amigo y le estoy muy agradecido porque me dio la oportunidad de trabajar en la administración pública, también soy amigo de Gabino y soy amigo de Ulises eh?, soy amigo de Ulises”, destaca.
A este hombre de 61 años, de ascendencia libanesa, el de mayor edad en la contienda, se le insiste en que era el “delfín” de Diódoro Carrasco en el año 1998, y aclara: “No sólo el delfín, hubo una historia ahí, pero ese es otro capítulo, que no es de esta telenovela, prácticamente fui el candidato”, reconoce.
No obstante, cuando el gobernador Carrasco Altamirano ( 1992-1998) lo trató de imponer para sucederlo, se abrió una confrontación que ya dura varios años con José Murat Casab, padre de Alejandro Murat Hinojosa, abanderado de la coalición PRI-Verde-Panal, quien en aquél entonces le ganó la candidatura y gobernó Oaxaca (1998-2004), cosa que lo obliga a “exiliarse” de la entidad después de haber fungido como Secretario de Finanzas, Secretario de Gobierno, presidente estatal del PRI y diputado federal de la 57 Legislatura.
Señalado por el líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, de ser beneficiario de apoyos de Gabino Cué con recursos públicos y de Moreno Valle, niega esta versión, pero confirma su amistad con el gobernante oaxaqueño quien a pesar de saber que como militante priista apoyó a su contrincante, Eviel Pérez Magaña, durante el 2010, lo invitó a colaborar en su gabinete primero como Coordinador de Proyectos Estratégicos y luego como Secretario de Vialidad y Transporte, antes de renunciar para postularse como candidato externo del PRD a un escaño en la actual Legislatura federal.
Como aspirante del V Distrito Electoral, Estefan humilló electoralmente a la connotada muratista, Sofía Castro, al ganarle por amplio margen; sin embargo, su postulación generó renuncias de conocidos perredistas de la región como los hermanos Félix y Rosendo Serrano Toledo que hoy están en Morena.
Dieciocho años después de que el PRI le cerró las puertas a la gubernatura, en tiempos de Ernesto Zedillo, Estefan Garfias todavía acaricia su sueño de coronar así su larga trayectoria política. De esta manera se reedita el pleito de 1998 entre los hoy ex gobernadores Diódoro Carrasco y José Murat, el primero apoyando nuevamente a Estefan; el segundo, metiendo la mano a favor de su hijo Alejandro, desde el PRI.
Califica como mitos que ahora se le quiera etiquetar como el “delfín” de Gabino Cué:
“Es otro de los mitos. Hace un año yo tomé una decisión y dije voy a ser legislador, me medí en mi distrito y todo, para saber si tienes posibilidades o no, hasta por riesgo económico, no voy a ir a gastar lo que no tengo, y me fui y gané”.
Ante el desdén de la dirigencia priista por incluirlo en las listas de aspirantes, en enero del 2015 Estefan renuncia a una militancia por 38 años, acusando en carta pública que en esa fuerza política “prevalecen los intereses personales por encima de los principios democráticos”.
“En esta ocasión es mi obligación decir que no comparto las acciones que ha tomado esa institución en Oaxaca al haber cedido a intereses personales por sobre los principios democráticos y, con ello, lesionar la vida interna de la organización restando legalidad a los procesos internos de participación”, decía la misiva.
“En definitiva, mi participación en el PRI no se va a dar y he decidido no participar en el proceso del partido, porque creo que la forma de designar a sus candidatos no fue apegada a lo que la militancia quiere, y la segunda es que se necesita competitividad”, subrayó entonces.
Acerca de su reciente vinculación con el perredismo oaxaqueño, presume haber participado en dos procesos internos dentro de este instituto político; primero para diputado cuando “me invitaron como candidato externo y lo pasé, y luego como candidato a gobernador pasé un proceso interno duro, difícil, tuve que sentarme con todas las expresiones”.
Cuenta que durante el proceso para escoger candidato del PRD, este partido no tenía más que “ciertos aspirantes”. Y “la sucesión se juega como el póker, cuando menos con cinco cartas y no había más que una. Entonces, se subieron dos que ganaron, (Francisco Martínez Neri, actual coordinador de los diputados perredistas en San Lázaro) y yo; entonces, nos empezamos a medir. Ahí es donde viene la decisión (a su favor); yo creo que cometí muchos errores, pero decía mi papá: los pendejos dicen lo que van a hacer, los sabios lo hacen”.
Se resiste a ponerse los guantes con su contrincante Benjamín Robles Montoya, aspirante del Partido del Trabajo, quien renunció al PRD luego de denunciar la imposición de Pepe Toño por las corrientes internas con el apoyo primordial del Gobernador Cué. Señala: “Hay quienes tienen errores; ustedes lo saben, o sea, no te puedes estar pele ando… en política los pleitos se dan cuando se tienen que dar, no antes”.
Sin embargo, justifica que el arraigo y la experiencia en el servicio público fue un plus para lograr la candidatura perredista en coalición con el PAN: “Yo creo que en mucho también influye qué experiencia, qué trayectoria, qué calidad, qué peso político te den. Esto es una realidad. La otra, es que somos oaxaqueños, nos olemos feronómicamente como oaxaqueños, ( la gubernatura ) es para los oaxaqueños”, ironiza en alusión a Alejandro Murat, quien nació en el estado de México y a Robles Montoya, quien no puede borrar su historia de operador priista en el Estado de Michoacán.
Su hijo y su hermano lo apoyan, pero asegura que no gobernará con la familia
En esta etapa de la entrevista, Estefan Garfias reconoce haber sido infiel alguna vez con su esposa, que lo ha llevado a crisis familiares que se han superado; se conmueve hasta las lágrimas cuando habla de su relación con su hijo, José Antonio Estefan Guillesén, actualmente en un lugar preeminente de su campaña así como su hermano Edmundo que también le ayuda; confiesa que las decisiones de priorizar la política por encima de la familia es de lo que quizá se arrepienta siempre.
-¿Hay algo de lo que se arrepienta?, se le pregunta.
– Sí, tan me arrepiento que no lo quiero decir.
-¿Pero es algo de la vida pública, de la vida personal?
-No, de la vida pública no tengo nada que arrepentirme, he fallado sí, he acertado sí, he logrado cosas importantes sí, pero no lo he dejado de intentar.
¿Ha mentido alguna vez?
Siempre.
-¿Siempre miente?
– El político que diga que no miente que venga, pues, te mentiría diciéndote que no miento.
¿Ha sido infiel?
-Sí.
¿Y no le ha costado trabajo con su esposa?
-Sí, sí, como cualquier matrimonio, enfrento una crisis. Yo también sé lo que es ser un ser humano, uno tiene debilidades y desde luego hemos tenido dificultades a lo largo de mi matrimonio; tengo un matrimonio de 37 años. Afortunadamente (Silvia Guillesén Aguilera, su esposa ) es la mejor compañera de vida que me pudo tocar.
¿Y esas infidelidades han tenido consecuencias?
-No, las consecuencias son pleitos normales.
¿Algún hijo fuera del matrimonio?
-No sé, no sé, no sé.
-¿Digo, porque le podría saltar en plena contienda?
-Me podrían saltar muchas cosas en mi vida privada y desde luego si me salta yo sabré apechugar.
Se le recuerda el caso del presidente Enrique Peña Nieto.
Y su comentario es: “No, pues, no le ha ido tan mal; al contrario le ha ido peor con la paloma (gaviota) en la casa blanca”.
¿Qué lo marcó en la vida a usted?
– Híjole, pues en qué sentido, porque la vida tiene muchas marcas. (La pobreza) no, no la viví, no por eso quiero ser político. Quizás porque en mi casa mi papá hacía un ejercicio muy especial: en Santo Domingo Tehuantepec el único que llegaba en ese tiempo era el Excélsior, un día después. Nos obligaba a leer el periódico a todos los hermanos, y luego a la hora de la comida nos preguntaba sobre lo que estaba pasando en el país.
-¿Digamos que lo marcó su papá?
– Yo creo que me marcó el interés que mi papá despertó en nosotros por la vida pública del país, y no solo lo despertó en mí, casi todos mis hermanos ( fueron 12, uno ya fallecido) tenemos una conciencia social, política y conocimiento de la historia de este país muy clara.
A lo largo del periodo de precampaña y campaña, ha trascendido que uno de sus dos hijos, el varón, cumple un papel destacado en la coordinación de actividades. Confirma esta versión e incluso acepta que por cuestiones de confianza también le ayuda uno de sus hermanos.
– ¿Usted gobernaría con su familia?
– No, desde luego que no, aquí me está ayudando mi hijo, pero no, aquí estoy en Oaxaca, nunca he gobernado con familia. Y agrega: “Mis hermanos todos viven fuera. Por cuestiones de la campaña invité a Mundo, mi hermano, que es el que me sigue, por cuestiones de cuidado y de confianza. Él es abogado, es biólogo, tiene una visión muy clara del país, me ayuda mucho aconsejándome y en esto necesitas tener a alguien que te diga tus verdades y poner los pies sobre la tierra. Además que tenga la libertad para decirme: estás mal, en esto estás mal y acuérdate que la verdad es ésta, como el que traía César, acuérdate que eres hombre, ubícate en la tierra.
Se emociona casi hasta las lágrimas cuando se refiere a su primogénito: “Y mi hijo está, porque, bueno, se le ha desarrollado el interés por la política. Él no es un hombre que haya tenido cargos, ni puestos, ni nada, me ayuda mucho, estoy redescubriendo a mi hijo ahorita en esta campaña y tengo un hijo que vale mucho.
-Lo veo emocionado cuando habla de sus hijos, ¿tuvo algún problema fuerte con él?
– No, no lo conocía.
-¿La política lo ha alejado de la familia?
-Muchas cosas no, uno dedica mucho tiempo al trabajo y en este trabajo que es muy demandante y por momentos muy ingrato, hoy nos conocemos más.
¿Y él lo entiende más?
– Es mi amigo. Es un hombre y eso me encanta.
– ¿Se arrepiente de algo?
-No, haberle destinado mucho tiempo a un proyecto de vida, o lo que yo pensaba que realmente era proyecto de vida y lo es, de veras, yo por esto doy todo, pero finalmente cuando uno termina el ciclo productivo lo único que te queda es la familia, ni los aplausos, ni los mítines, ni los engaños de vas a ser gobernador, mucha gente te lo dice por levantarte el ánimo, pero otra gente te lo dice, pues, yo no conozco a nadie que le digan qué feos están tus hijos, ¿no? no conozco”.
Entonces, “en eso yo creo que sí; si hubiera algo ( de) qué arrepentirme es no haber equilibrado los tiempos, pero estamos en el presente y tenemos que ir para adelante”.

PERFIL POLÍTICO Y PERSONAL DE JOSÉ ANTONIO ESTEFAN GARFIAS
Nacido el 16 de septiembre de 1954 en Santo Domingo Tehuantepec, es hijo de Edmundo Estefan Nehme, inmigrante libanés de la región de Deir el Qamar, quien se estableció en Tehuantepec en el año de 1926, en el negocio de telas y semillas; Lucía Garfias Ortiz, su madre, provenía de una familia de raigambre tehuana. Casado con Silvia Guillesén Aguilera tienen dos hijos: José Antonio y Fátima.
Tuvieron 12 hijos: Marlene, Rosa, David (finado), Jorge, Lili, Yolet, María Antonieta, Yazmín, Pepe Toño, Edmundo, Amira y Alma. “Cosa curiosa, todos profesionistas, porque mi madre nunca quiso que nos quedáramos detrás del mostrador; a todos nos dijo que había que estudiar y afortunadamente todos salimos profesionistas, hay de todo y de todos los colores”.
Entonces, “soy un oaxaqueño por nacimiento, vengo de una familia de comerciantes en Tehuantepec, ahí nací, tengo 61 años. Toda mi vida la hice, desde la infancia, hasta la adolescencia, hasta la preparatoria, en el Istmo, ahí estudie primaria, secundaria y preparatoria en escuelas públicas”.
Egresado de la Facultad de Economía de la UNAM, generación 73-77, se tituló con la tesis: “Diagnóstico Socioeconómico del estado de Oaxaca, evaluación de las limitantes a su desarrollo económico”.
Al salir de la carrera es nombrado subdirector en la Secretaría de Programación y Presupuesto y en el 85 es nombrado gerente de Productos Pesqueros en Salina Cruz.
Durante el régimen de Heladio Ramírez, interviene en la elaboración del Plan Estatal de Desarrollo y es nombrado director de Planeación, en lo que fue la Secretaría de Planeación.
Posteriormente, regresa a la ciudad de México a colaborar con María de los Ángeles Moreno, quien lo ayudó en su formación profesional al nombrarlo director de Programación y Presupuesto de la Secretaría de Pesca.
Luego es director general de Administración de Pesquerías y posteriormente regresa a
Oaxaca para ser secretario de Finanzas y luego secretario General de Gobierno en el gobierno de Carrasco Altamirano, además de ser presidente del PRI estatal y diputado federal en la LVII legislatura.
Después de la confrontación con Murat se va (exiliado) a trabajar al Gobierno Federal donde es nombrado delegado del IMSS en los estados de Puebla, el estado de México y en el Distrito Federal.
Luego regresa en el gobierno de Ulises Ruiz Ortiz y lo nombra secretario de Administración, posteriormente Gabino Cué lo designa coordinador de proyectos estratégicos y secretario de Vialidad y Transporte.
Estefan ha sido dos veces diputado federal (LVII legislatura (PRI) y LXIII legislatura (PRD) por el V Distrito Electoral Federal de Oaxaca con cabecera en Santo Domingo Tehuantepec por mayoría relativa.
Entre sus publicaciones se cuenta: “La pesca en México”. Ensayo. “La economía Mexicana Evaluación y Perspectiva” Ensayo sobre la Modernidad Nacional. (Editorial Diana, 1989), coordinado por el salinista, Manuel Cavazos Lerma, ex gobernador del Estado de Tamaulipas.
Su perfil de cuadro político y profesional que se acomoda a cualquier régimen le ha permitido colaborar con el cuestionado gobierno de Ulises Ruiz ( junio del año 2007- marzo de 2010) cargo al que pidió licencia para sumarse a la campaña del abanderado priista y del PVEM a la Gubernatura, Eviel Pérez Magaña con quien compitió en la contienda interna priista pero no resultó nominado, Sin embargo, colaboró en su campaña política que resultó derrotada ante Gabino Cué Monteagudo, quien a su vez estuvo respaldado por los partidos PAN, PRD, PT y Convergencia. Ahora, los últimos dos partidos no lo apoyan en la alianza Crecimiento con Rumbo y Estabilidad para Oaxaca (CREO).

*Esta entrevista se realizó antes de que el candidato faltara a la que el proyecto “Por el Derecho a Saber” le haría en la Corporación de Radio y Televisión de Oaxaca (CORTV), pese a que había confirmado.